1. RESILIENCIA

La resiliencia es la capacidad de recuperarse de los contratiempos, reponerse de los acontecimientos difíciles y mantener altos los niveles de motivación. Sin resiliencia, cada fracaso, por grande o pequeño que sea, puede parecer un desastre.

La resiliencia se ha descrito como la «capacidad de permanecer flexibles en nuestros pensamientos, sentimientos y comportamientos cuando nos enfrentamos a trastornos vitales o a largos periodos de presión, de modo que salimos de la dificultad más fuertes, más sabios y más capaces» (Pemberton).

La resiliencia de un/a empresario/a puede estar relacionada con una combinación de factores internos y externos: rasgos de personalidad, tendencia a asumir la responsabilidad del propio éxito o fracaso, normas sociales, la cultura que acepta o no el fracaso como experiencia de aprendizaje, etc.

A menudo, la resiliencia figura entre las características más importantes para un/a (aspirante a) empresario/a, ya que puede determinar el nivel de éxito a largo plazo.

2. HABILIDADES DE RESILIENCIA

“El éxito no es definitivo; el fracaso no es fatal: es el valor de continuar lo que cuenta.” – Winston S. Churchill

La resiliencia puede determinarse como una «habilidad Wobble» según la Dra. Laura Jana (pediatra, educadora, comunicadora sanitaria y autora galardonada). Las habilidades Wobbles son habilidades que permiten, construyen y fomentan la agilidad, la adaptabilidad, la resiliencia y confieren la capacidad de afrontar, superar y aprender del fracaso.

¿Cómo saber si eres resiliente? He aquí algunas características que demuestran las personas resilientes:

  • Altos niveles de autoconciencia y autoestima: comprenden sus emociones, puntos fuertes y débiles, tienen un fuerte sentido de la propia valía y actúan basándose en sus valores.
  • Flexibilidad y adaptabilidad: son capaces de tener una visión global, aceptar otras perspectivas e ideas y adaptarse y cambiar si es necesario.
  • Autonomía e ingenio: aceptan la responsabilidad de sus actos y de lo que les ocurre en la vida, pueden regular su respuesta emocional y encontrar soluciones prácticas y creativas a cualquier problema.
  • Optimismo y autocompasión: buscan lo bueno en todas las situaciones y ven los fracasos como experiencias de aprendizaje, y se tratan bien a sí mismos/as, sin excesiva autocrítica.
  • Capacidad para crear buenas relaciones y una red de apoyo y pedir ayuda cuando es necesario.

3. BENEFICIOS DE LA RESILIENCIA

Existen numerosos beneficios relacionados con la resiliencia, tanto en el ámbito profesional como en el profesional. Algunas de estas ventajas son las siguientes:

  • Mejor calidad y productividad del trabajo
  • Mejores relaciones laborales y trabajo en equipo
  • Mejor gestión de los retos y mejores soluciones
  • Mayores posibilidades de éxito a largo plazo
  • Menor nivel e impacto del estrés
  • Mayor bienestar mental general y mayor satisfacción en el trabajo y en la vida.

4. CÓMO IMPULSAR TUS HABILIDADES DE RESILIENCIA

¿Quieres mejorar tu capacidad de resiliencia? Aquí tienes varias formas de hacerlo:

  1. Practica ver la misma situación desde diferentes perspectivas: replantear un problema o desafío puede ayudarte a mantenerte positivo/a y a encontrar una solución o un camino mejor.
  2. Conéctate: construye relaciones positivas que permitan ofrecer apoyo y aceptación mutuos, y pide y ofrece ayuda cuando sea necesario.
  3. Sé proactivo/a: no ignores los problemas, actúa y confía en que puedes encontrar una solución para mejorar cualquier situación.
  4. Reconoce la naturaleza temporal de todo lo que ocurre: lo que parezca un contratiempo es sólo temporal, quizá además una valiosa lección que aprender y aplicar en el futuro.
  5. Acepta el cambio y considéralo una oportunidad.
  6. Cuida de ti mismo/a: sé amable como lo serías con tu mejor amigo/a, recuerda atender tus necesidades, respeta tu tiempo de descanso y relajación, y cultiva la autocompasión, el perdón y la gratitud.
  7. No te desanimes, puede que te lleve tiempo desarrollar resiliencia, ¡pero puedes hacerlo!

5. RECURSOS ADICIONALES

Ir al contenido