1. FLEXIBILIDAD

La palabra «flexibilidad» significa técnicamente la capacidad de doblarse sin romperse, ya sea física o psicológicamente. La flexibilidad es también la voluntad y la capacidad de asumir nuevas responsabilidades. No es simplemente una mentalidad de «puedo hacerlo»; es también una actitud de «lo haré». Si eres flexible, ajustas tus prioridades y acciones para satisfacer las necesidades de tu organización, tus clientes o socios comerciales, sin perder de vista tu propósito y tus valores.

La flexibilidad también puede definirse como la rapidez con la que un emprendedor/a o una empresa se adapta a las condiciones cambiantes del mercado. Es una capacidad importante para cualquier empresa que quiera tener éxito, y a veces, ante cambios extremos, es esencial para la supervivencia del negocio.

2. BENEFICIOS DE LA FLEXIBILIDAD

«Mantente comprometido/a con tus decisiones pero flexible en tu enfoque» – Tony Robbins.

Por varias razones, la flexibilidad es esencial en nuestra vida diaria. He aquí algunos de sus beneficios a modo de muestra:

  • Capacidad para adaptarse a todo tipo de cambios: entorno, necesidades de los clientes, cambios tecnológicos, etc.
  • Hacer frente a los retos inesperados con calma y eficacia.
  • Modificar la idea de negocio, el producto o el modelo empresarial según sea necesario.
  • Ahorrar tiempo y dinero, cambiando rápidamente las estrategias que ya no funcionan, o centrándose en las actividades más gratificantes o rentables.
  • Mayor felicidad en la vida. La flexibilidad puede ayudarte a sentirse menos estresado/a y a abrirse a nuevas experiencias, lo que podría ser uno de los secretos de una vida feliz y una carrera satisfactoria.

3. HABILIDADES DE FLEXIBILIDAD

En los entornos actuales, donde la incertidumbre y el cambio son habituales, la capacidad de flexibilidad se ha convertido en una cualidad cada vez más valorada.

Si eres flexible, puedes hacer frente a obstáculos imprevistos con rapidez, calma y eficacia. La flexibilidad, por otra parte, no consiste sólo en adaptarse a los acontecimientos tal y como vienen. También implica cambios significativos en nuestra forma de pensar, trabajar y actuar.

Puedes ser más flexible siguiendo estos siete pasos:

 

  1. Céntrate en tus valores fundamentales
  2. Mantén la mente abierta
  3. Desarrolla las propias habilidades y competencias
  4. Sé optimista
  5. Mantén la calma
  6. Planifica de antemano
  7. Cuenta con una red de apoyo sólida

4. CÓMO IMPULSAR TUS HABILIDADES DE FLEXIBILIDAD

La flexibilidad implica mantener un fuerte sentido de la identidad y el propósito al tiempo que se mantiene una mentalidad abierta. Aquí tienes varios métodos que te ayudarán a mejorar tu propia flexibilidad, así como la de los miembros de tu equipo/empleados:

Técnicas de Flexibilidad

FInalidad

Ayuda en la resolución de problemas

Si un miembro de tu equipo se niega a completar una tarea o petición, no hagas suposiciones. Profundiza en cambio en la persona para descubrir cuál es la verdadera causa de este comportamiento. Demuestra flexibilidad trabajando en pos de una solución.

Enseña la flexibilidad de forma explícita

Para muchas personas, incluidas aquellas bajo el espectro autista, los beneficios de la flexibilidad no están inmediatamente claros. Por ello, explica cómo y por qué la flexibilidad es importante repetidamente. Cuando modeles la flexibilidad explícita durante tus rutinas diarias, tu equipo aprenderá también cómo es posible aplicarla a sus vidas personales y laborales.

Enseña / Aprende habilidades de defensa de los propios intereses

Está bien abogar por las propias necesidades. Reflexiona sobre tus necesidades y valores y cíñete a ellos cuando sea necesario. Además, prueba a dar algunas indicaciones suaves para ayudar a otros a descubrir y vocalizar sus necesidades.

Emplea un alto ratio de elogios por cada corrección realizada

El objetivo es ser capaz de lanzar 4 elogios por cada corrección. Este es un componente clave de una cultura comunitaria flexible y solidaria: los miembros del equipo que reciben apoyo mediante palabras y acciones positivas rinden más que los que experimentan un flujo constante de consecuencias y correcciones.

Reafirma a quienes aman la rutina

Respeta la rutina de tus compañeros en lugar de pedirles que la cambien.

Avisa antes de que se produzca un cambio

La mayoría de las personas experimentan altos niveles de estrés cuando se produce un cambio en la rutina de su vida cotidiana, y a las personas estresadas les resultará muy difícil ser flexibles. Puedes ayudarles haciéndoles saber lo que va a ocurrir, y enmarcarlo como una gran oportunidad para «mostrar cómo funciona la flexibilidad»

Conócete a ti mismo/a

Reflexiona sobre cuándo tiendes a ponerte más rígido/a. ¿Ciertos comportamientos actúan como desencadenantes para ti? Comprende tus propios patrones de comportamiento para mejorar.

 



5. RECURSOS ADICIONALES

Ir al contenido