1. PENSAMIENTO ESTRATÉGICO

  • El pensamiento estratégico es una de las competencias de liderazgo más importantes y ayuda a lograr ventajas competitivas de gran interés.El pensamiento estratégico puede definirse como «la capacidad de generar insights de forma continua para lograr una ventaja competitiva». Un “insight” se produce cuando se combinan dos o más informaciones dispares de una forma única para crear un nuevo enfoque. La percepción permite comprender la verdadera naturaleza del problema.

    Qué NO es el Pensamiento Estratégico:

    ●       El pensamiento estratégico no es lo mismo que el pensamiento crítico. El pensamiento crítico es una parte útil del pensamiento estratégico. 

    ●       El pensamiento estratégico no es lo mismo que el pensamiento creativo. El pensamiento creativo es imaginativo y lúdico y puede ser un componente útil del pensamiento estratégico.

    ●       El pensamiento estratégico no es lo mismo que el pensamiento visionario.  Aunque una empresa necesita una visión, el pensamiento estratégico implica un nivel más profundo de conceptualización en comparación con el pensamiento visionario, porque el resultado que se prevé sólo se conseguirá mediante la creación y ejecución de una estrategia.

    ●       El pensamiento estratégico no es lo mismo que la planificación estratégica. Las organizaciones crean estrategias para alcanzar el éxito, y el proceso de hacerlo suele denominarse planificación estratégica. Sin embargo, el pensamiento estratégico es una actividad individual. El pensamiento estratégico produce ideas, que se convierten en aportaciones al proceso de planificación estratégica.

    ¿Crees que no tienes tiempo para desarrollar y aplicar un pensamiento estratégico? Echa un vistazo al siguiente vídeo:

2. BENEFICIOS DEL PENSAMIENTO ESTRATÉGICO

La habilidad de pensar estratégicamente tiene un gran número de beneficios potenciales para un/a emprendedor/a social.

  • Ayuda a identificar oportunidades de cambio y a aprovecharlas.
  • Permite ser proactivo/a.
  • Aumenta la capacidad de resolución de problemas.
  • Se centra en cómo se puede ayudar al cliente a resolver un problema, lo que ayuda a establecer relaciones, conseguir clientes habituales y crear y desarrollar nuevos servicios o productos que satisfagan las necesidades de dichos clientes.
  • Aporta conocimientos que los/as empresarios/as y las organizaciones necesitan para tener éxito a largo plazo.

3. CÓMO IMPULSAR TUS HABILIDADES DE PENSAMIENTO ESTRATÉGICO

  • Las habilidades de pensamiento estratégico pueden potenciarse mejorando nuestra capacidad de anticipación, el pensamiento crítico y la capacidad de observación, estando abiertos/as al debate y aprendiendo, aprendiendo, aprendiendo.

    Desarrollar algunas de estas habilidades puede ayudarte a mejorar tu capacidad general de pensamiento estratégico:

    1. Habilidad para anticiparse y tener una visión a largo plazo

    Quienes puedan anticiparse al futuro tendrán más tiempo para prepararse y, por tanto, estarán listos/as cuando lleguen los cambios.

    Tomemos como ejemplo el ajedrez. Si quieres ganar la partida, debes ser capaz de anticipar el siguiente movimiento de tu oponente. Pensar en las opciones y elaborar escenarios en tu mente te dará la ventaja competitiva y la posibilidad de hacer la jugada ganadora.

    Algunas ideas para mejorar tus habilidades de anticipación son las siguientes: http://sourcesofinsight.com/using-trends-to-improve-your-anticipation-skills/ (recurso en inglés, puedes usar el traductor de tu navegador para acceder a los contenidos en español).

    1. Pensamiento Crítico

    El pensamiento crítico ayuda a tomar decisiones mediante la evaluación y el análisis objetivos de problemas e ideas.

    Una forma eficaz de mejorar tus habilidades de pensamiento crítico es contar con otra persona que confronte tus creencias y desafíe tu proceso de pensamiento. Nuestros amigos, colegas y mentores suelen estar más que dispuestos a prestarnos este tipo de ayuda.

    1. Observación

    Rompe con tu rutina diaria y observa a los demás, visita a sus clientes y a la competencia, utiliza tus propios productos para observar cómo funcionan, etc. Recogerás información nueva de gran valor que te hará plantearte preguntas y reflexiones más estratégicas.

    1. Tener una mentalidad abierta

    A muchas personas no les gusta escuchar opiniones o ideas que no coinciden con sus pensamientos e ideologías. Por lo tanto, se rodean de gente que está de acuerdo con ellos o leen sobre teorías que coinciden con su punto de vista.

    No obstante, para construir un pensamiento estratégico, necesitamos construir una comprensión más amplia de la situación desde diferentes perspectivas. Esto implica tener la mente abierta y estar dispuesto/a a escuchar otras opiniones.

    1. Aprendizaje

    Los/as pensadores/as estratégicos/as aprender rápido. Aunque la mayoría de la gente tiene miedo a fracasar, estos perfiles aprenden del fracaso más que del éxito.

    Las siguientes 4 técnicas divertidas te ayudarán a practicar y desarrollar tus habilidades de Pensamiento Estratégico:

    1. Pregúntate “¿Qué haría (…)?”
      Si no sabes cómo resolver un problema, deja de intentar responder a la pregunta desde tu propio punto de vista. En su lugar, piensa en lo que haría tu modelo a seguir o una empresa de la competencia, por ejemplo.
    2. Emplea diferentes perspectivas
      Siguiendo la técnica anterior, ponte en la piel de tu jefe/cliente/proveedor.

    ¿Qué es importante para él o ella? ¿Qué no lo es? ¿Cómo es, desde su punto de vista, un buen rendimiento de xxx producto/servicio?
    3. Imagina el futuro
    Imagina que dentro de cinco años te encuentras en una situación perfecta. Hazte preguntas como:

    ¿En qué proyectos estás trabajando ahora? ¿Qué dice la gente de tu trabajo? ¿Qué hace que tu trabajo tenga éxito?

    Esta técnica te permite utilizar tu imaginación en lugar de ceñirte a lo que crees que es cierto.

    1. Deja de pensar
      A veces nuestro cerebro hace su mejor trabajo creativo cuando no está activamente ocupado. Ten clara la pregunta a la que quiere responder, por ejemplo «¿Qué es lo que más impresionaría a nuestro nuevo cliente?». A continuación, deja de pensar en la cuestión y permite que tu subconsciente haga lo suyo mientras tú ee dedicas a tareas más sencillas o das un paseo.

    Probar una (o varias) de estas técnicas elevará tu pensamiento estratégico por encima de la lista de tareas pendientes de hoy, es decir, del corto plazo, y podría llenar tu futura lista de tareas pendientes con nuevos proyectos creativos e impulsar tu éxito.

4. RECURSOS ADICIONALES

Ir al contenido